Cómo crear un blog corporativo

El blog es uno de los elementos más importantes de la estrategia de Social Media. A la hora de la creación del blog, hay muchos aspectos de tener en cuenta:

Dominio propio

Tener un dominio propio permite proyectar una imagen profesional de tu empresa, ya que es como ser dueño de una propiedad virtual, con direcciones propias (correo, sitio web). Requiere mucho esfuerzo conseguir tráfico al blog. Al tener tu propio dominio el  dinero invertido en promover la dirección de tu sitio web no se perderá. Porque ¿quien puede garantizarte que tu actual proveedor no dejará de existir, y que de repente tengas forzosamente que cambiar de proveedor?

i_love_blogging

El aspecto del blog

El diseño del blog corporativo debe seguir las líneas de la página web corporativo. Hay que tener en cuenta la uniformidad de la marca.

El bloguero

Algunos empresarios piensan que “cualquier persona puede manejar el blog”.  La verdad es que hoy en día, tal y como está la cosa, es verdad que cualquier persona que sepa escribir puede tener un blog. Sin embargo, eso no significa que la calidad del contenido sea muy elevada. Sí, es verdad que muchas personas pueden aprender a ser un buen bloguero,  pero para eso es importante una formación previa. Hay que saber cómo se debe redactar un artículo para llamar la atención de los seguidores, aparte de tener al menos unos conocimientos básicos de SEO.

Una opción interesante puede ser contar con una persona externa que lleve el blog, siempre después de obtener una formación adecuada. El bloguero externo debe conocer bien los valores de la empresa para poder comunicarlos correctamente a través del blog corporativo.

El contenido

Hay que tener en cuenta que para hacer un buen artículo hay que saber del tema o hacer un buen trabajo de investigación.  Es como siempre, si lo quieres hacer bien, lo tienes que dedicar tiempo. El tiempo es algo del que se quejan muchos de mis amigos blogueros. Dicen que no tienen tiempo para otras cosas desde que tienen el blog. Por eso, es importante establecer cada cuánto se debe actualizarlo. Según experiencia propia suele bastar con 1-2 veces por semana.

El artículo en sí, no debe ser muy extenso. Los usuarios de Internet no están acostumbrados a permanecer más de dos o tres minutos leyendo un artículo.

Compartir el blog

Hay que tener en cuenta que por muy bueno que sea el blog,  no existe si no lo compartimos. Si antes se decía que “lo que no sale por los medios, no existe”, la frase de actual es “lo que no se comparte, no existe”.

No hay que olvidar que la misión de la estrategia es que nos recomienden. Para eso, hay que facilitarle al usuario el poder hacerlo, con botones en las entradas del blog y dando de alta el blog en los rankings y los marcadores sociales.

Las ventajas del blog

Algunas de las ventajas del blog es la importancia de los enlaces para el SEO, el linkbuilding. El blog es además una buena herramienta para dar de conocer los conocimientos de la persona detrás de la empresa, dentro de su sector, y una manera adicional para los clientes de poder acercarse a la empresa.

******

Después de leer esto quizás te preguntas por qué digo que es importante tener un dominio propio y luego uso WordPress.com… Uso WordPress.com para publicar mis entradas en español, pero para gestiones relacionadas con mi empresa uso los dominios de Mallorcabloggen (un blog de Mallorca en sueco) e Informationskonsulten (mi web de Social Media en sueco).

Optimización y gestión del tiempo en el trabajo

Tengo muchos amigos que sueñan con tener un trabajo estable como funcionario, para “ganar bien y trabajar lo menos posible”. No sé si los funcionarios realmente trabajan menos que los demás, pero eso es lo que dicen mis amigos. Lo cierto es que algunos empleados, siendo funcionarios o no, rinden más que otros, algo que normalmente tiene que ver con la motivación al trabajo que se está realizando. Entonces, ¿qué se puede hacer para optimizar el tiempo en el trabajo para que el tiempo invertido no sea tiempo perdido?

reloj-de-arena-roto

Una cosa es estar físicamente en la oficina todos los días y otra muy distinta es estar allí realizando las tareas que tenemos asignados. Algunos se ponen a hablar con los compañeros, otros aprovechan la línea de teléfono de la empresa para hacer llamadas personales a todas horas. Sin embargo, hay otros que están sentados en sus puestos de trabajo casi todo el día, que casi no se levantan ni para ir al baño. Puede ser que la persona que no se levanta sea la que rinde más, pero no siempre es así…

Independientemente del trabajo que se realiza es importante definir cuales son las cosas o tareas que uno debe hacer, y clarificarlas. A la hora de clasificar las tareas he encontrado los siguientes consejos en el blog de Centro de desarrollo personal y profesional S.A.C: “Determinar primero cuáles de todas esas tareas son urgentes e importantes a la vez. Segundo determinar de las tareas que te quedan, cuales son importantes pero no urgentes. Como tercer paso determinar cuales del resto de las tareas son urgentes pero no son importantes. Y finalmente verifica que las tareas todavía no clasificadasno son ni urgentes ni importantes”.

Muchos de los empleados de Social Media luchan con el problema de que los jefes y los empleados de otros departamentos se creen que están “todo el día en Facebook” y que “lo de Social Media” realmente no es un trabajo serio. En realidad, lo dicen porque no tienen ni idea del trabajo que se hace día día y el tiempo que se debe invertir para conseguir los resultados deseados. Por eso, es importante tener un planning para que la persona responsable de la empresa sepa valorar el trabajo que el Social Media Team realmente se está haciendo.

Hay varias metodología diferentes para optimizar el tiempo, siendo una de ellas Las Unidades de Gestión, creadas por Josep Claret. Se trata de medir cada acción que hay que realizar y clarificarlas con colores según la importancia que tiene. Lo importante es encontrar una metodología que funciona para cada uno y desarrollarla para que se adapte a nuestra propias necesidades. Pero claro, para tener la motivación para querer optimizar el tiempo como empleado, hay que estar motivado en el trabajo. Sino, al empleado le dará igual estar en el trabajo sin hacer nada, mientras que su jefe le paga un sueldo.

Fuente: Centro de desarrollo personal y profesional S.A.C

Los recursos para desarrollar una estrategia en Social Media

A la hora de ejecutar un proyecto o un plan estratégico es importante conocer de antemano los recursos de los que se dispone para llevarlo a cabo. Contamos con recursos internos, recursos externos y recursos económicos.

ID-10069564

Recursos internos

El Social Media Team de una empresa mediana grande se compone de los siguientes profesionales:

1. Social Media Strategist: es el líder del proyecto. Es el que crea, organiza, coordina y dirige el plan estratégico global, supervisa los programas y gestiona la crisis.

2. Social Media Manager: es el que crea, organiza y dirige el programa, dentro plan estratégico global, del departamento o departamentos que gestione.

3. Community Manager: es el responsable de la ejecución del programa de su departamento dentro de cada comunidad. Es la persona que normalmente se encarga de crear los contenido para los canales de la empresa. Es el intermediario entre la empresa y el público.

4. Equipos de ventas: debe contactar con antiguos clientes y encontrar nuevos posibles clientes para la empresa. El personal de ventas puede actuar como CM con la formación adecuada.

5. Social Media Monitoring: significa ser la persona que controla la reputación de la marca online y mide los resultados de las publicaciones.

6. Content Curator: es el que se encarga de buscar contenido publicado por terceros que se pueda aprovechar en los propios canales de la empresa.

Recursos externos

Hay que plantearse si hay una necesidad o no de contratar recursos externos. Un recurso externo puede ser por ejemplo un blogger o un traductor.

Recursos económicos

Como he mencionado anteriormente nunca hay que pensar que el departamento de Social Media no va a suponer ningún gasto para la empresa. Hay que establecer desde el principio con cuántos recursos económicos se cuenta. Ejemplos de gastos para el departamento de Social Media podrían ser:

– el sueldo de los trabajadores que realizan las funciones dentro del departamento de Social Media. Parece obvio, pero no lo es para todos.

– posibles programas para facilitar la monitorización y optimización de tiempo, como podría ser la versión de pago de HootSuite. Hay muchos programas que sirven para mejorar y facilitar el labor diario de los trabajadores en Social Media.

– formación de los trabajadores. Tanto los recursos internos como los recursos externos deben recibir una formación adecuada antes de empezar. Es importante además la formación del empresario o del máximo responsable de la empresa, para que entienda el rol que va a tener el equipo de Social Media.  A su vez, hay que tener en cuenta que los responsables y, en su caso,  los equipos de social media, deben estar en constante actualización y formación, siguiendo día a día, la evolución de los medios y las herramientas. Esto es algo que debe entender el responsable de la empresa, quien debe adjudicar recursos económicos para tales fines.

La constancia en Social Media

El refrán dice: el que la sigue la consigue, lo que significa que para conseguir resultados no hay que rendirse, sino seguir adelante. Este refrán se puede aplicar a mucho proyectos, también al proyecto de Social Media. Para conseguir el mejor resultado hay que ser constante y crear un hábito en el uso de los medios sociales. Sólo siendo constantes podemos conseguir una amplia red de contactos y mejorar las relaciones que ya hemos conseguido establecer.

crear-un-habito

Si una empresa quiere tener una presencia en Social Media, no se debe pensar en las actividades en Social Media como una actividad que va a quitar tiempo a nuestras otras actividades. Hay que invertir tiempo y recursos económicos para poder desarrollar este departamento y pensar en los medios sociales como un departamento propio, que es igual o más importante que alguno de los demás departamentos que puedan haber en una empresa.

Uno de los errores que comenten los empresarios es poner a una persona “hacelotodo” que además de sus otras funciones, se va a encargar de los medios sociales. Esta persona no cuenta con la formación adecuada ni la empresa con un plan estratégico. Si a la persona “hacelotodo” le da tiempo usar Social Media, le da tiempo, si no, no. No se le da mucha importancia a “lo de Social Media”, sino que la empresa “está por estar” en algunos de los canales más conocidos como Facebook y Twitter.

Si se trata de una empresa pequeña es posible que sólo se puede contar con una persona “hacelotodo”, que se dedica a varias cosas, ya que la empresa no tendrá recursos para contratar a más personas para estas tareas. Pero para que esa persona pueda hacer un buen trabajo hay que establecer bien las tareas que debe realizar y hay que ser realista. Se trata de una sola persona, y como tal no puede hacer milagros. Tened en cuenta que esa persona debe tener tiempo para realizar el seguimiento de los clientes y la monitorización de la marca, medir el ROI, crear y recuperar contenidos además de manejar los comentarios que puedan haber en las páginas de empresa. También debe tener tiempo mejorar los contactos, y eso sin tener en cuenta las demás tareas que tiene dentro de la empresa. En este caso es muy importantísimo contar con la ayuda de los socios estratégicos y posibles recursos externos, para que el plan estratégico sea viable.

El networking, crear contactos, es una de las funciones fundamentales de la persona encargada de los medios sociales. A la hora de crear contactos se debe ver las personas detrás de las empresas. Es decir, hay que tratar a las personas como tal y no verlos como objetivos que queremos ganar. Hay que seguir a las personas que nos interesa seguir e intentar comenzar un diálogo con esa persona. Un primer acercamiento puede ser a través de un comentario en su blog o un retweet de sus tweets.

Hay que tener en cuenta que los resultados de Social Media no se consiguen a corto plazo, sino a medio o largo plazo, si se hace todo bien. Si no se consiguen los resultados deseados después de un cierto tiempo hay que plantearse cambiar de metodología, porque entonces es obvio que algo se está haciendo mal.

La estrategia en Social Media, preparación del proyecto

A la hora de crear el proyecto debemos juntar todos los elementos que hemos creado hasta ahora.  Es decir, juntaremos la valoración de los cuatro cuadrantes con el DAFO, el desarrollo estratégico, la estructura, el desarrollo de los programas, y el plan de ejecución. Por lo tanto, esto es la fase más divertida de la creación de la estrategia ya que esto es el proyecto que vamos a presentar a nuestro cliente.

social-media-strategy

Añadimos al proyecto una pequeña introducción donde presentamos el equipo detrás de la estrategia y la empresa que representa.  Dentro del plan de ejecución estableceremos un tiempo de ejecución de la estrategia. Se presentará los resultados a esperar después del tiempo establecido, normalmente  un año.

A la hora de redactar el proyecto debemos pensar en nuestro estilo, ya que vamos a presentarlo a la dirección de una empresa. Nosotros entendemos los documentos que hemos creado, pero es importante explicar todos los pasos previos antes de llegar a nuestras conclusiones. Debe ser un proyecto fácilmente entendible para cualquiera que lo lea.

A la hora de presentar el informe, siempre hay que tener dos proyectos elaborados: uno donde sale toda la información de todos los resultados que hemos conseguido en nuestros estudios y entrevistas, y otro documento más breve en base de presentación, para presentar el proyecto al cliente. Si el cliente quiere saber más sobre cómo hemos llegado a nuestras conclusiones, siempre puede consultar el proyecto completo de la estrategia.

Hay que tener en cuenta que muchas empresas fracasan con sus estrategias en Social Media porque son campañas aisladas, que no están integrados en una estrategia global. Muchas empresas quieren pensar que basta con tener una presencia en Facebook y Twitter sin poner ni los recursos necesarios ni involucrar al personal ni a los socios estratégicos para desarrollar una estrategia adecuada para éstos medios. Pero pronto se darán cuenta de que no consiguen los resultados esperados. Para conseguir el éxito en Social Media es importante invertir, tanto en recursos como en tiempo. Es necesario asegurarse de medir constantemente los resultados e intentar mejorar estos resultados.