¿Qué importancia tienen los prescriptores en la estrategia en Social Media?

Muchos empresarios creen que sólo se debe medir el éxito de la estrategia de social media en el número de seguidores que dan al “Me Gusta”. Sí, es importante el número de fans/seguidores de la página, pero, no nos sirve mucho tener un alto número de seguidores en la página si no hablan de nuestros productos  y no comparten nuestra información.

Los prescriptores de nuestra marca son las personas que se asocia con ella. Por lo tanto, se puede decir que los prescriptores hablan bien de nuestro proyecto y nos ayudan a vender. Uno de los retos de la estrategia en Social Media es convertir los seguidores o clientes en prescriptores.

¿Por qué queremos que los clientes se conviertan en prescriptores? Por que son MUY importantes! Está comprobado que los consumidores cada vez se fían más en recomendaciones (aunque sean pagadas por una empresa) que las palabras de la propia empresa.

Para conseguir que un fan se convierta en prescriptor es importante tener bien definido y segmentado nuestro mercado. Hay que saber escuchar, saber qué se espera de nosotros. y crear un diálogo con el cliente. Y para que siga mejorando ese contacto, hay que alimentar esa relación, cuidándola  día día.

No me cuidan, me voy...

No me cuidan, me voy…

Pero no sólo son los clientes que pueden convertirse en prescriptores, sino también es importante involucrar a terceras partes en nuestra estrategia. Esto implica tanto a los recursos internos como externos, desde el nivel más influyente de la empresa hasta a la persona con el nivel de salario más bajo de la empresa y también a los socios estratégicos. Cuantos más de ellos que se conviertan en  prescriptores proactivos, mejor.

Obviamente, si hay un mala comunicación interna y mala gestión de la empresa, no se puede esperar que los empleados se quieran convertir en prescriptores y por eso, antes de comenzar con la estrategia de social media, recomiendo que la empresa en cuestion primero analice su situación interna.

Advertisements

A + B = X? La importancia de hablar el mismo lenguaje a la hora de colaborar

Una fórmula matemática debe dar los mismos resultados independiente de que la persona que lo calcule esté en Suecia o en China. La fórmula es la misma, por lo que el resultado debe de ser el mismo. No siempre es así, pero normalmente eso no depende de la fórmula sino de los alumnos que no llegan a los mismos resultados.

Image

En el campo de la Ciencia, un investigador debe seguir una metodología científica específica. Así, en el futuro, otra persona pueda seguir con la investigación sobre las mismas líneas. Muchos estudiantes que han realizado algún tipo de tesis o tesina ya conoce la metodología empírica, que se basa en la experimentación y en el análisis de los resultados.

En Social Media también es importante seguir una metodología unificada. Si lo haces al crear una estrategia de Social Media, cualquier persona con un poco de conocimientos en el campo puede seguir analizando y mejorando el trabajo ya realizado por ti. Para ti significa que los colaboradores fácilmente entiendan el trabajo que tienen que realizar. Para el empresario esto significa ahorrar tiempo y recursos ya que otra persona puede seguir el trabajo sin tener que empezar desde cero. Es decir, un significativo ahorro de dinero.

¿Las redes sociales te hacen antisocial?

Me encanta todo lo que tiene que ver con Internet y Social Media. Siempre hay algo que mirar, consultar, leer, buscar. Y puedo dedicar horas delante del ordenador, algo que empieza a notarse en mi forma de vestir, tras coger un par de kilos extra por no moverme lo suficiente. Pero, ¿cuánto tiempo debes pasar en las redes sociales? y ¿las redes sociales te hacen antisocial en “la vida real”?

facebook-addiction

Imagen: Socialtimes.com

En Suecia un periodista llamado Fredrik Wass se propuso el reto de escribir una entrada de blog durante 100 días. El resultado sería un tipo de experimento personal para ver si lo que se produce tiene menor calidad que las entradas que se escriben espontáneamente cuando uno está inspirado.

El pasado 23 de enero comenzó el segundo intento de #blog100 llamado El segundo verano. En esa ocasión Fredrik animó a sus seguidores blogueros de apuntarse al reto. Yo quería participar, pero llegué tarde, el reto ya había comenzado. No quería comenzar un par de días después, así que mi mente competitiva me decía: “si él lo puede hacer, tú también, y tú lo puedes hacer aún mejor”.

Mi mente seguía con los pensamientos de bloguear durante un largo periodo de tiempo. Eso podría ser un buen método para destacar como bloguera. Pensé que quizás tendría que crear un #blog365 y comprometerme a escribir una entrada de blog durante todos los 365 días del año. Un pensamiento muy atractivo, tengo que reconocer. ¿Sobre qué escribiría? No lo sé. Ya me surgirían temas, o no… Quizás tendría que pasar todo el día (o toda la noche) delante del ordenador sólo para cumplir ese reto personal.

Tras googlear #blog365 me di cuenta de que ya existía ese hashtag, así que tendría que ser un proyecto con aún más larga duración si quería hacer algo espectacular. No sé cómo ni cuándo, pero de repente me di cuenta que no hay que realizar todos los proyectos que se nos cruza la mente, por muy tentadores que sean. Sí, quizás hubiera sido bueno para mi carrera como blogger crear una nueva entrada durante 365 días y pertenecer a ese grupo de blogueros comprometidos que nunca decepcionan a sus seguidores. Sin embargo, eso significaría perdería el contacto con mis seres queridos, de carne y hueso. Ya bastante es que siempre tengo el iphone conmigo, tanto de día como de noche, para no “perderme” ningún mail importante.

Supongo que todos entendemos que  Internet y las redes sociales crean adicción, pero qué opináis.  ¿Cuánto tiempo al día se debe dedicar cómo máximo en las redes sociales para no perder la noción del tiempo y de la vida real?