Dime que tipo de empresa tienes y te diré qué tipo de estrategia necesitas

La mayoría de nosotros sabemos que no es lo mismo tener una PYME, una empresa grande o ser autónomo. Sin embargo, cuando los empresarios abren las puertas a Social Media, muchos no entienden que para crecer hay que contar con los recursos suficientes para ello, refiriéndome tanto a la persona o al equipo detrás de la marca como en su formación profesional. Uno de los fallos más comunes de los empresarios a la hora de querer influenciar en la red es creer que tienen una empresa más pequeña de la que realmente tiene.

A lo que me refiero es que hay empresas se apuntan al marketing social sólo para ahorrar dinero en publicidad tradicional. Como los grandes canales de social media son gratuitos algunos creen que se no tienen que invertir nada. Sí, es verdad, Social Media ofrece canales gratuitos excelentes para llegar al público objetivo, pero esto no quiere decir que no haga falta invertir en el equipo que va a estar detrás de estos canales como representantes de la empresa.

Es normal que  las empresas quieran recortar gastos y eso se pueden hacer sí usan los medios sociales como es debido. Pero hay que crear bien la base desde el principio. Con esto quiero decir que para una empresa grande normalmente no es suficiente con una persona que lo gestione todo, sino necesita un equipo de profesionales. A su vez, una PYME o en una persona autónoma quizás no necesite un equipo, pero sí contar con personas que tengan la formación adecuada para realizar las gestiones de Community Manager y de Social Marketing Strategist.

Marketing

Cambios en los hábitos de consumo – la etapa de la publicidad a través de los medios sociales

Los primeros mensajes de propaganda que surgieron durante los años 50 fueron de carácter subliminal. Es decir, eran mensajes dirigidos al subconsciente que se almacenan en él, sin que sean percibidos por los sentidos tradicionales (olfato, vista, oído). Los resultados fueron sorprendentes, pero el público en general se sentía engañada por éstos métodos de transmisión de los mensajes.

Con el paso del tiempo, la creación de la publicidad permitía a los medios de comunicación lanzar mensajes elaborados a un público consciente para vender sus productos y servicios.

ID-10078473

Imagen: Free Digital Photos

Hasta ahora se distingue 3 etapas en la publicidad:

La etapa del consumismo. Hasta la mitad del siglo XX. Esta etapa se caracteriza por una demanda muy superior a la oferta, es decir se vendía todo lo que se producía. Por lo tanto, el problema durante esta época no era vender, sino producir. Esto debido a que la oferta era muy superior a la demanda.

La etapa del estancamiento del consumo.
A partir de los años 50 el problema ya no es producir, sino vender los productos fabricados. Cada vez hay más productos novedosos y los publicistas luchan por seguir

Publicidad moderna: La publicidad ya no vende productos, sino emociones. Un coche ya no es algo que se usa para ir de punto a al punto b, sino un objeto que transmite que tanto tu personalidad (deportivo/monovolumen…) como estatus social (modelo de la gama alta o de la gama baja).

Hasta hace poco los medios de comunicación lanzaban un mensaje unidireccional. Es decir, el mensaje e se emitiá por uno u varios medios y llegó a su receptor, sin que éste tuviera la posibilidad de comentar ni opinar nada sobre el mensaje. Esto ya no es así, por lo que me atrevería a decir que hemos entrado en una cuarta fase de la historia de la publicidad, la fase de la publicidad a través de los medios sociales.

La etapa de la publicidad a través de los medios sociales

Después de 2004 y la creación de Facebook. En la cuarta fase de la publicidad lo que se pretende es escuchar a los consumidores para mejorar los productos, según las necesidades y opiniones de los compradores. Si antes las empresas se gastaban mucho dinero en costosos sondeos y tenían que buscar al cliente para tener una opinión sobre sus productos, ahora es el cliente que viene a la empresa con sus comentarios, a través de los medios sociales. Si alguien tiene que reclamar un producto o tiene algún comentario sobre él, ya sabe dónde dirigirse: a las páginas de Facebook de la empresa. Las empresas son más transparentes y ofrecerán un servicio de clientes cada vez más rápido y especializado.

La participación de los usuarios en la creación de los mensajes

Antes sólo eran los publicistas y los periodistas que tenían acceso a los medios de comunicación. Actualmente, cualquier persona puede tener un espacio propio en internet, en forma de blog. Es una manera de difundir sus ideas y opiniones y también una forma de promocionarse. Los usuarios de internet comparten tanto opiones propias como información creada por otros usuarios.

La verificación del mensaje.

Otra de las características de esta nueva fase es que ya no actuamos solos. Basamos más que nunca nuestra decisión de compra en las opiniones de los demás, de personas anónimas que no hemos visto nunca y que probablemente jamás conoceremos.

Basándome en las personas que me rodean y en mi forma de pensar ante la gran cantidad de información con los que nos bombardean, es necesaria una verificación de los mensajes publicitarios emitidos para saber si el producto es bueno o malo. Ponemos un ejemplo de un coche. Digamos que lo he visto en un anuncio en la tele. Lo siguiente será conectarme a internet y buscar la página web del fabricante para ver que características tiene el coche, en qué colores se fabrica, qué modelos hay…. La empresas nuevas deben tener esto en cuenta, ya que es imprescindible tener una buena imagen en la red, para que los consumidores puedan buscar alli las respuestas a sus preguntas inmediatas. Lo siguiente será preguntar por la opinón de los demás usuarios de internet sobre el producto. Quiero saber si alguien recomienda ese coche y cuál es la relación calidad-precio.  Obviamente, si la mayoría de las opiniones son negativos, la consecuencia será que yo como consumidor no compre ese producto. Pero si al contrario, si la mayoria de las opiniones son positivos, es una de las mejores formas para convencerme de que tengo que comprar ese coche. Cuando decido ir al concesionario para ver el coche, ya lo he podido ver y posiblemente lo he probado virtualmente por Internet. Esto quiere decir que cuando llegue al concesionario para ver el coche, ya es para ver las formas de pago y para ver cómo terminar el proceso de la compra.

Quiero destacar que desde la llegada de la publicidad no sólo ha cambiado los hábitos de consumo, sino también el rol del vendedor del producto. Ya la venta no pocas veces sólo depende del vendedor y de sus habilidades o no de vender, sino de todo un equipo de marketing que para realizar esa venta. Y cada vez hace falta estrategias de marketing mas elaboradas para vender un producto a un publico cada vez más concienciado.

La compra por Internet

Ahora no hace falta que los anunciantes tengan una tienda física para que se vendan sus productos. Así los productos resultan más económicos y el consumidor no tiene ni  que salir de casa para realizar la compra. Y encima te lo mandan a casa si tienes suerte de estar en casa cuando llegue el el pedido.

El impacto indiscutido de los dispositivos y conectividad móvil.

Cada vez hay más usuarios que usan estos dispositivos para acceder a información de los productos.

Para  terminar quiero mencionar un estudio de Chile sobre la experiencia de consumo digital que muestra que el “62,9% declara que considera la opinión/comentarios online de usuarios al momento de decidir adquirir un bien o servicio. El 79,4% afirma haber realizado al menos una compra web (tanto en sitios nacionales como internacionales, definiendo precio, calidad y confianza como los atributos decidores). Asimismo, una vez realizada la transacción, el 59% comparte en medios y redes sociales su experiencia de consumo”.

Fuentes:

El rincón de expresión

Social Media Blog

La metodología RCP como herramienta en el marketing de medios sociales

El model RCP es uno de los modelos base para desarrollar una estrategia de medios sociales para una empresa. Este modelo se basa en los conceptos Red, Contribución y Participación.

REDES

Las redes

Para un empresario o para cualquier persona que quiera desarrollar sus proyectos personales o laborales, las redes sociales son una de las mejores formas de conseguir contactos. Cuanto más amplia sea la red, mejor. Una red grande significa que tienes más posibilidad de llegar a más personas a la hora de lanzar cualquier tipo de mensaje. Pero no basta sólo con tener una amplia red de contactos, también hay que cuidar el contenido de los mensajes, para que sean de interés de las personas que los vea.

Con las redes sociales existe la posibilidad de, sin salir de casa, crear una red de contactos en otros países e incluso en otros continentes; contactos que abren las puertas a nuevas oportunidades profesionales. A través de las redes no sólo puedes encontrar posibles clientes, sino también proveedores, trabajadores y expertos en varios sectores que comparten sus conocimientos en internet.

Contribución

Este apartado se refiere a lo que tú como profesional aportas a tu red. Todos tenemos algo que compartir, pero antes de publicarlo es imprescindible preguntarse el valor informativo de lo  que queremos publicar. Es decir, si la información puede ser de interés a los demás o no.

Aquí la regla de oro es no hacer spam y no sólo publicar artículos relacionados con tu empresa o la empresa para la que trabajas, por mucho que quieras usar este medio para tales fines. Esto puede dar un efecto contrario de lo deseado ya que los medios sociales no sólo son un canal más para hacer publicidad, sino un lugar donde emitir emociones y compartir información que pueda resultar interesantes y útil para otras personas.

Algunas de las formas de contribuir son los siguientes:  publicar enlaces de interesantes artículos, escribir y publicar entradas de blog, participar en los grupos y foros y/o realizar conferencias.

Participación

Para aumentar el estatus en los redes sociales es imprescindible participar en ellos. ¿Cómo? A través de opiniones y comentarios en blogs, dándele a “Me gusta” en algún artículo, contestando preguntas y lanzando preguntas propias. Otra forma es de comunicarte por mensaje con las nuevos contactos de tu red, para acercarte a ellos de una manera más personalizado.

En resumen, para aumentar tu éxito en los medios sociales hay que invertir tiempo y trabajar diariamente la imagen que quieras proyectar. Desgraciadamente no hay ninguna fórmula mágica para conseguir resultados de manera instantánea y el resultado dependerá de varios factores, como por ejemplo del tamaño de tú red y de tú participación en ella.